indemnizaciones

Indemnizaciones millonarias al sector médico. ¿Qué está sucediendo?

La tendencia desde hace ya unos años es el aumento de las reclamaciones contra médicos y clínicas sanitarias, además de que a nivel legal cada vez se otorgan más y mayores indemnizaciones a los pacientes.

Desde la aplicación del Nuevo Baremo en 2016 sobre la Responsabilidad Médica, la cantidad de las indemnizaciones ha aumentado hasta un 65%. El aumento tanto de las indemnizaciones como del número de reclamaciones interpuestas influye de forma directa en el sector, provocando inseguridad entre los profesionales, que comienzan a sentirse desprotegidos en el desarrollo de su actividad profesional.

Es vital que el profesional de la medicina sea asistido jurídicamente por expertos en el derecho sanitario, cuya principal misión es dejar la honorabilidad del médico intacta, y a salvo su prestigio profesional y solo si al final es condenado proceder al pago.

En marzo de 2017 conocíamos la historia de un traumatólogo condenado a indemnizar con 2 millones de euros a una paciente, gimnasta profesional, que perdió una pierna por una imprudencia médica. Esta era una de las primeras condenas tras la aplicación del nuevo baremo. En la cuantificación de la indemnización se han tenido en cuenta perjuicios estéticos y morales, secuelas, días de baja de la paciente, intervenciones quirúrgicas y la capitalización de sendas prótesis, una de ellas deportiva.

Desde luego no ha sido el único resultado similar desde entonces, la mayor condena a la sanidad pública española sucedía en Canarias. La condena ascendía a 1,3 millones de euros que el Servicio Canario de Salud tendrá que pagar por errar en el diagnóstico de un feto que padecía el síndrome de Lesch- Nyhan.

También en 2018 el Servicio Andaluz de Salud ha sido condenado a pagar una indemnización de más de 500.000 euros a un paciente tras una operación de obesidad mórbida, que ha terminado en ceguera, neuritis y pérdida de movilidad por no haber realizado un control postoperatorio nutricional.

Como podemos observar la cantidad de denuncias va en aumento y los médicos deben estar prevenidos ante el control de la Responsabilidad Médica Profesional, bien informados y asesorados por profesionales especializados en el sector, que conozcan la casuística y sean capaces de dimensionar las pólizas en función de los riesgos.

De esto adolecen la mayoría de las compañías que encargan la defensa a sus abogados generalistas, los mismos que tiene para atender asuntos jurídicos de hogar, automóvil, etc …